Estás leyendo: Las dos novelas por excelencia para fomentar el pensamiento crítico

Cargando
mayo 9, 2024Por Página11

Las dos novelas por excelencia para fomentar el pensamiento crítico

Aunque resulte irónico, nunca antes habíamos tenido a nuestro alcance tal cantidad de información como en la actualidad, y sin embargo, nunca nos habíamos encontramos tan desinformados (o mal informados) acerca de los temas esenciales de nuestra sociedad.

La simplificación de nuestra nutrición informativa, a través de memes y tiktoks principalmente, deja desprotegida nuestra vulnerabilidad a la manipulación. Dicha situación nos insta a ejercer resistencia a través de nuestro pensamiento crítico y la habilidad para discernir cuándo se nos está conduciendo por determinados senderos. 

En este post, abordaremos las dos obras literarias por excellence para fomentar el pensamiento crítico. Como quizás ya presientes, o lo habrás leído en otro lugar, se trata efectivamente de las renombradas “1984” y “Un mundo feliz”. Exploraré la relevancia de estas novelas y hablaré de la necesidad de leerlas, aun cuando ya han pasado más de cincuenta años desde su publicación. No cabe duda, su vigencia y relevancia son innegables en los tiempos que corren.

No apunto a escribir un artículo genérico con sinopsis de los libros, esos los puedes encontrar en la contra portada de los libros o con una simple googleada. Mi objetivo es darte las verdades puras y duras de estos libros y cómo se ven reflejadas en la socidad actual. Por lo que es útil si piensas leerlo o si ya los leíste y te quedaste con hambre de una comprensión más profunda. 

“1984” de George Orwell

Pensamiento critico con 1984 de George Owelle

Adentrándonos en la novela 1984 de George Orwell, descubrimos una realidad distópica donde el autoritarismo no es una anomalía, sino la norma. La narrativa no es solo una invención imaginativa, representa una crítica aguda y reflexiva sobre la forma más severa de gobierno autoritario que existió durante su tiempo; aquel que oprime a su pueblo mediante la imposición de leyes draconianas y la clara amenaza de castigos severos. Orwell, en particular, evidencia una condena a los sistemas de gobierno socialista-comunista, similares al régimen soviético de su tiempo. 

El núcleo crucial de la narrativa de 1984 reside en la practica de manipulación mental sistemática por parte del gobierno. Los gobernantes inculcan a la población la idea de que desviarse del discurso oficial es una falla moral irresponsable. Orwell destaca estas tácticas autoritarias a través de la manipulación de la verdad histórica y del lenguaje; cada palabra articulada, cada línea de historia enseñada tiene la intención deliberada de mantener un férreo control sobre el pensamiento de las personas. 

Este fenómeno nos lleva a reflexionar sobre nuestro propio contexto y educación. ¿Está presentando la historia de la manera que realmente fue? ¿Los personajes y los eventos descritos en nuestros libros de texto son representaciones exactas de lo que realmente sucedió? La lectura de 1984 nos invita a cuestionar estas suposiciones. Nos alienta a comprender que, con demasiada frecuencia, el bien y el mal son producto del marco ideológico de quienes detentan el poder, más que de una realidad absoluta. ¿Podría un ‘malo’ ser simplemente alguien con ideas distintas, con diferentes ideas de cómo llegar a la meta? 

1984 nos invita a adoptar un enfoque crítico, a cuestionarnos nuestras propias percepciones y a aprender a reconocer y resistir cualquier intento de manipulación. Un primer paso esencial para salvaguardar la autonomía de nuestro pensamiento y asegurar nuestra libertad individual.

Una de las frases que más me llevo, es la siguiente:

La cordura no se trata de estadística

George Orwell

Es decir, no porque todos los libros de historia, la mayoría de las persona, o la idea contemporánea piense “X” cosa, significa que sea cierto.

“Un mundo feliz” de Aldous Huxley

Pensamiento crítico con Un mundo feliz de Alous Huxley

En “Un mundo feliz” las personas se encuentran inmersas en una sociedad de aparente perfección, cada individuo es asignado a determinados roles que corresponden a su estatus y sus habilidades innatas. Una sociedad jerarquizada que parece funcionar sin fisuras. Pero la verdad es que detrás de este barniz de éxito y logro se esconde una manipulación mucho más sutil y perversa. 

A todos se les inculca el deseo de ser valiosos, de cumplir con sus respectivas aspiraciones. Esta ambición es infundida desde temprana edad y reforzada continuamente, creando un ciclo de deseo y satisfacción que mantiene a todos ocupados y, más críticamente, distraídos. A los individuos se les retiene la capacidad de cuestionar o buscar algo más allá de su propia felicidad y su papel en la sociedad. 

En lugar de adoptar tácticas abiertamente autoritarias como en “1984”, “Un mundo feliz” plantea un estilo de control mucho más sofisticado, moldeando los deseos y aspiraciones de las personas para mantenerlas en línea. Un sistema insidioso que despoja a los individuos de su libertad de pensamiento crítico, creando una falsa percepción de libertad y logro. Está de nuestra mano tomar conciencia y desafiar estas manipulaciones ocultas para defender nuestra autonomía y capacidad de pensamiento crítico. 

Estas son las razones por las cuales estas dos novelas, “1984” y “Un mundo feliz”, son obras maestras para el desarrollo del pensamiento crítico. No solo nos muestran los peligros de ser manipulados, sino que también nos ofrecen una perspectiva para reevaluar nuestra propia sociedad y sus posibles fallos. Así que la próxima vez que leas estas novelas, pregúntate ¿cuán libre soy realmente? ¿Estoy realmente persiguiendo mis propios deseos y aspiraciones, o estoy simplemente cumpliendo con lo que la sociedad espera de mí?

La clave de ambas novelas en el pensamiento crítico

En ambas narrativas, nos encontramos con vivas ilustraciones del poder y la eficacia que puede tener la manipulación de las masas. No obstante, la principal dicotomía yace en la forma en la que se lleva a cabo esta manipulación. En “1984”, es a través de una exhibición de fuerza y autoritarismo, mientras que en “Un mundo feliz”, la manipulación surge de manera más sutil, apelando al deseo y las aspiraciones de los individuos.

El que domina con la fuerza, se arriesga a combatir con la fuerza de los oprimidos. El que domina a través del deseos y la satisfacción sólo tendrá que pelear porque la gente no despierte.

Aldous Huxley

El pensamiento crítico es un camino esencial hacia la libertad intelectual y es el antídoto efectivo contra todas las formas de manipulación, desde el autoritarismo más severo hasta los engaños más sutiles igualmente destructivos. En novelas como “1984” y “Un mundo feliz”, nos encontramos con realidades distópicas donde el poder absoluto oscila entre el control autoritario y la manipulación del deseo, respectivamente. En ambas circunstancias, el pensamiento crítico se presenta como la única salvación, el único rayo de luz capaz de desmantelar la maquinaria opresiva del totalitarismo y el engaño. 

Ambas novelas nos recuerdan que nuestras realidades no son innatas ni inmóviles, sino que a menudo son construcciones fabricadas con cuidado por los poderosos. En algunos casos, estos controladores permanecen ocultos en las sombras, manipulando los hilos de la sociedad desde lejos como en “1984”. En otras circunstancias, como en “Un mundo feliz”, las elites son abiertamente veneradas por una población que ha sido engañada para creer que su subordinación es necesaria y hasta deseable. 

En ambas novelas, el pensamiento crítico es la arma más poderosa de los protagonistas en su lucha por la liberación. Sirve como un escudo contra la propaganda masiva y la manipulación cotidiana, permitiéndoles cuestionar, analizar y, finalmente, desafiar el sistema impuesto sobre ellos. Por lo tanto, no deberíamos subestimar la importancia del pensamiento crítico, ya que nos permite detectar y resistir los intentos por dirigir nuestras vidas y limitar nuestra libertad. 

En conclusión, el pensamiento crítico es crucial para nuestra supervivencia intelectual y política. Cada vez que cuestionamos nuestras realidades, cuestionamos el poder que las creó y, en última instancia, afirmamos nuestro derecho inherente como seres humanos a vivir vidas auténticas, libres de manipulación y control. La lectura de “1984” y “Un mundo feliz” ofrece valiosas lecciones en este sentido y nos insta a mantener la mente alerta y questionar todo lo que se nos presenta como ‘verdad’.

En la novela de Orwell, la ‘verdad’ se manipula y se censura. Mientras que en la ficción de Huxley, la ‘verdad’ es irrelevante porque la sociedad tiene todas las respuestas que necesita.

svg

¿Qué opinas?

Mostrar o dejar comentarios

Cargando
svg
  • 01

    Las dos novelas por excelencia para fomentar el pensamiento crítico

Navegación