Estás leyendo: Más allá del rendimiento y la autoexplotación: Reflexiones de “La sociedad del cansancio”

Cargando
mayo 15, 2024Por Página11

Más allá del rendimiento y la autoexplotación: Reflexiones de “La sociedad del cansancio”

¿Alguna vez te has sentido culpable por no hacer nada ‘productivo’ en un día libre? En una sociedad que valora la productividad por encima de todo, este sentimiento se ha vuelto casi universal. La presión de ser constantemente eficientes y exitosos puede ser abrumadora. Nos encontramos atrapados en un ciclo interminable de tareas y metas, como si el acto de desacelerar fuera un lujo inalcanzable. 

La obsesión contemporánea con la productividad no solo define nuestro valor social, sino también nuestra autoestima. ¿Estamos sacrificando nuestro bienestar en nombre de la eficiencia?

El cansancio y la presión de estar siempre activos parecen ser las constantes en esta era de alto rendimiento. Vivir una vida en la que cada segundo no productivo cobra alto dividendos parece la norma de hoy en día.

¿Cuántas veces nos hemos propuesto “que este fin de semana largo terminaré ese curso de X para mejorar mis habilidades de X”, y terminamos haciendo otra cosa (normalmente entretenida o distractora) que nos hace sentir extremadamente culpables? Que nuestro tiempo se está acabando y que no estamos haciendo nada de valor con él. 

Todos esos posts en redes sociales de la cultura del ‘hustle’ que te juzgan por no emprender o por simplemente no trabajar en “tus sueños” en el fin de semana. Esos millonarios que dicen dormir 3 horas al día porque siempre trabajan, hacen ejercicio, y leen y que “por eso son millonarios”.

Puras presiones. Presiones que sin pensamiento crítico nos empujan a tomar acciones hacia la autoexplotación o la culpa irremediable de no hacer nada productivo en el tiempo libre.

El “boom” de La Cultura de la Productividad

Vivimos en una era donde la productividad se ha convertido en la medida del valor personal. Nuestra sociedad exalta el éxito constante, promoviendo la idea de que cada minuto debe ser aprovechado al máximo. Este fenómeno se refleja en la “hustle culture” , donde trabajar largas horas y estar constantemente ocupado se glorifica como signo de compromiso y virtud. 

Ejemplos cotidianos abundan: desde las jornadas laborales interminables hasta la multitarea perpetua. Los empleados se jactan de no haber tomado vacaciones en años, mientras los empresarios presumen de tener agendas completas desde el amanecer hasta el anochecer. Incluso en los tiempos de ocio, se siente la presión para hacer algo “productivo”, ya sea aprendiendo una nueva habilidad, emprendiendo un proyecto paralelo, o buscando formas de optimizar nuestra eficiencia. 

Te podría interesar este artículo que cuestiona la 'necesidad' de la lectura rápida para leer más y ser más productivo.

Las redes sociales y la tecnología han jugado un papel crucial en acelerar esta tendencia. Instagram, LinkedIn y Twitter se han convertido en vitrinas de nuestros logros, donde se exhiben promociones, éxitos y estilos de vida perfectos. Esta atmósfera de comparación constante aumenta la presión para demostrar que estamos avanzando, que no nos estamos quedando atrás en la carrera interminable del éxito. 

Aplicaciones de gestión del tiempo, recordatorios constantes y notificaciones nos aseguran que no perdamos un segundo. Todo esto contribuye a un ciclo incesante de trabajo y productividad que parece no tener fin. En lugar de disfrutar de momentos de tranquilidad, nos vemos arrastrados por la necesidad de hacer y demostrar más, perpetuando una espiral de autoexplotación.

Todo se resume trabajar duro y autoexplotarnos por una promesa de ser algo más, de tener más, de valer más, etcétera.  Y que esa promesa la vemos realizada en los millonarios, los posts de gente “exitosa” en redes sociales y demás. No somo esclavos del trabajo, somo personas exitosas en proceso. 

En un sistema que explota la libertad, no se crea ninguna resistencia

Byung Chul Han

Consecuencias de la Autoexplotación

Hoy en día es común escuchar términos como burnout o ansiedad, casi como si se tratara de la norma más que de la excepción. La búsqueda incesante de la autorrealización y el éxito nos lleva a empujarnos a límites insostenibles, creando una situación en la que el descanso y la desconexión se perciben como fallas o pérdidas de tiempo. 

Esta dinámica no solo afecta nuestra salud mental, induciéndonos a estados de agotamiento crónico y ansiedad constante. También nos hace descuidar áreas esenciales de nuestras vidas. Las relaciones personales, por ejemplo, quedan relegadas a un segundo plano. En vez de disfrutar de la compañía de amigos y familia, muchas veces nos encontramos mentalmente distraídos, pensando en la próxima tarea o meta por alcanzar. 

El ocio, que debería ser un espacio para el descanso y la renovación, se ve invadido por las obligaciones laborales y la constante comparativa que fomentan las redes sociales. La tecnología, que en teoría debería facilitar nuestras vidas, termina por convertirse en una herramienta de autoexplotación, siempre presente, siempre exigiendo más de nosotros. 

La ansiedad y la insatisfacción se convierten en compañeros habituales. En una paradoja moderna, la libertad que creemos tener se transforma en una nueva forma de autoagresión, donde somos tanto el explotador como el explotado, víctimas de un sistema que glorifica la productividad y minimiza la humanidad. 

Es una espiral destructiva que nos hace olvidar lo fundamental: la vida no se trata solo de ser productivos, sino de encontrar un equilibrio que permita disfrutar y valorar lo verdaderamente importante.

La necesidad de desconectar

¿Alguna vez has pensado que “perder el tiempo” podría ser realmente beneficioso? En una sociedad donde cada minuto parece tener un valor económico, el concepto de no hacer nada puede parecer casi un pecado. Sin embargo, el descanso, el ocio y la contemplación son esenciales para nuestra salud mental y creatividad. 

Tomarse el tiempo para desconectar nos permite recargar nuestras energías y mejorar nuestra capacidad de concentración. Es durante estos momentos de aparente inactividad cuando nuestra mente puede relajarse, procesar información y encontrar nuevas ideas. Este tipo de descanso no solo es revitalizante, sino también crucial para el equilibrio emocional. 

¿Cómo podemos incorporar estos momentos de descanso en nuestra vida cotidiana? Aquí tienes algunos consejos prácticos: 

  • Establece horarios claros: Define horarios específicos para trabajar y descansar. Respeta estos límites y no permitas que el trabajo se extienda indefinidamente.
  • Desconéctate de la tecnología: Apaga las notificaciones y dedica tiempo a actividades que no involucren pantallas, como leer un libro, caminar al aire libre o simplemente meditar.
  • Prioriza el sueño: Asegúrate de dormir lo suficiente cada noche. El sueño es fundamental para la regeneración física y mental.
  • Practica hobbies: Dedica tiempo a actividades que disfrutes y no estén relacionadas con tu trabajo. Pintar, tocar un instrumento musical o cocinar pueden ser excelentes formas de relajarse.
  • Haz pausas regulares: Durante tu jornada laboral, toma descansos cortos para estirarte, respirar profundamente o tomar un café lejos de tu escritorio.

Establecer estos límites saludables podría parecer un lujo en medio de nuestra apretada agenda, pero es una inversión en bienestar a largo plazo. Al priorizar tu descanso y ocio, estás nutriendo no solo tu salud mental, sino también tu capacidad para ser verdaderamente productivo y creativo cuando sea necesario.

Te podría interesar este artículo que habla sobre libros de autoayuda vs libros de ficción. Cuáles nos aportan más y la necesidad de leer cosas que 'nos sirvan'.

Sobre “La sociedad del cansancio” de Byung Chul Han

La sociedad del cansancio - Byung Chul Han

Las ideas exploradas en este artículo están inspiradas en el libro-ensayo La sociedad del cansancio de Byung-Chul Han. Esta obra filosófica es sumamente recomendada para aquellos que buscan reflexionar sobre la incansable rueda del hámster en la que estamos inmersos. A menudo no nos damos cuenta de esto, ya que tenemos el capitalismo hasta la médula.

Han argumenta que hemos transitado de una sociedad disciplinaria, donde las normas y las figuras de autoridad externa gobernaban nuestra conducta, a una sociedad de rendimiento, donde la autoexplotación se convierte en la norma. En esta nueva era, ya no es el “deber” sino el “poder” lo que rige nuestras vidas. Nos sentimos impulsados a ser más eficientes, más competitivos y más exitosos, en una carrera sin fin que parece glorificar el agotamiento. 

El autor identifica este fenómeno como una dicotomía entre la aparente libertad y el verdadero sometimiento. En la sociedad del rendimiento, las personas parecen tener más libertad que nunca, pero esta libertad es engañosa. Nos autoexplotamos voluntariamente, creyendo que nos realizamos a través de nuestro trabajo y logros, sin darnos cuenta de que estamos atrapados en una trampa de vigilancia y control autoimpuesto. 

Han también aborda cómo este exceso de positividad y autoexigencia ha creado lo que él llama la “era neuronal,” caracterizada por enfermedades como la depresión, el TDAH y el burnout. Estos estados patológicos no son infecciosos sino consecuencias directas de una sociedad que valora el hacer sobre el ser. 

En pocas palabras, La sociedad del cansancio nos ofrece una mirada crítica y reveladora sobre por qué nos sentimos perpetuamente agotados y sobre cómo la cultura de la autoexplotación nos ha llevado a esta condición. La reflexión de Han resuena profundamente con las experiencias cotidianas de muchos, invitándonos a cuestionar estos patrones imposibles e insostenibles de productividad constante.

svg

¿Qué opinas?

Mostrar o dejar comentarios

Cargando
svg
  • 01

    Más allá del rendimiento y la autoexplotación: Reflexiones de “La sociedad del cansancio”

Navegación